Nochevieja

 

Llegaron más tarde de lo previsto porque había demasiado tráfico y no habían contado con ello. Intentaron localizar a los que ya estaban dentro, pero como era de suponer no oían los móviles por la música que recorría las siete plantas que componían la discoteca. La primera, música dance, para los más bakalas; en la segunda los roperos y el karaoke, en el que no solí haber mucha gente. En la tercera y en la cuarta música funky; la quinta era para los más bailones, con música pachanguera y latina. Estaba separada por unos puertas de cristal, aunque no podía distinguirse nada del interior por la gran nube de humo que se formaba en el interior. En la sexta estaba el cine, las películas que se visionaban en el no del interés de ninguno de los que estaban en la sala y los cómodos sofás, tenían otra utilidad. La séptima era una terraza, donde a veces se hacían bocatas, perritos calientes o hamburguesas y se podía jugar al futbolín, además de entablar una conversación sin la necesidad de dar gritos o elevar la voz.

 

 Lucia, pensó que la mejor opción sería ir entrando y mandar en mensaje de texto por el móvil, indicando a los que estaban dentro que ellos esperarían en la segunda planta a que llegaran a buscarlos.

 

 No tardaron mucho, enseguida aparecieron todos con la media etiqueta que requería la ocasión. Lo primero que hicieron fue dejar las cosas en el guardarropa, querían estar lo más libre posible para beber y bailar lo que quedara de noche.

 

 – Tenemos que hablar

 

– Dime Cris, me estás preocupando.

 

– Me ha dicho David que se ha liado con una de su trabajo.

 

– Bueno, a mi me da igual, el sabrá. Me parece un poco falso, pero ya hablaré con el.

 

– Me ha dicho que no te diga nada.

 

– Si te lo ha dicho a ti, es por que quiere que me lo cuentes, pero que a mi me da igual, ya le dije lo que le había.

 

 Continuaron la fiesta, bebieron, rieron, bailaron y lo pasaron fenomenal hasta que a las seis de la mañana, los organizadores de la fiesta, la dieron por concluida y despejaron a todos lo que estaban allí, así que cogieron sus cosas y se fueron a buscar una churrería para desayunar el clásico de la mañana de nochevieja: chocolate con churros, ideal para calentarse y para bajar un poco el alcohol consumido hasta ese momento.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Un comentario en “Nochevieja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s