Ponerle cara a los zapatos

Cuando viajo en el metro me gusta realizar un sencillo juego para distraerme un rato. Ponerle cara a los zapatos. Es muy sencillo y cualquiera puede jugar. Tan solo hay que tener un poco de imaginación y prestar atención a los pequeños detalles.

 Se puede hacer a cualquier hora, pero es muy importante no saltarse ningún paso. Lo primero es mirar los zapatos de la primera persona que se cruce en tu camino. No vale mirar hacia arriba. Normalmente esto te dará una pequeña pista sobre si es hombre o mujer, aunque también puede despistar un poco, de hecho yo me he llevado algunas sorpresas. Hay gente que piensa que la cara es el reflejo del alma, pues yo opino que los zapatos son el reflejo de la personalidad de cada uno de nosotros. A través de los zapatos podemos averiguar si una persona es perfeccionista, desaliñada…lo que no podemos predecir es que tipo de persona son o  a que se dedican. Pues bien, esta es mi parte favorita del juego. Al mirar los zapatos me hago un esquema mental sobre que pantalones lleva, el jersey o camisa, el color de pelo o la estructura de su cara. Cuando ya tengo dibujado al sujeto en cuestión, voy subiendo la mirada para ver si coincide con lo que yo había imaginado. Algunas veces el resultado es tan similar, que hasta yo misma me sorprendo, pero por lo general no suelo acertar nada. Pero esto me divierte. En más de una ocasión, algún pasajero me ha sorprendido esbozando una leve sonrisa.

 También me gusta inventar sus vidas, intentar averiguar en que trabajan o hacia donde van. Muchas veces me pregunto si habrán quedado con alguien o simplemente se dirigen a sus casas después de un largo día de trabajo. Son infinitas las posibilidades, pero siempre me quedo con las ganas de saber si mis pensamientos son acertados o no. Pero ahí es donde reside la magia de este juego.

 ¿Alguien habrá mirado alguna vez mis zapatos?

 
Anuncios

7 comentarios en “Ponerle cara a los zapatos

  1. Adrián dijo:

    Los zapatos son importantes. Por eso los comerciales llevan lustrazapatos en el coche, pues unos zapatos sucios dan mala impresión. Me parece un juego muy interesante porque desarrolla lo que yo llamo “observación máxima” = fijarse en los detalles. De los detalles se extrae más información de lo que creemos, pero hay que estar alerta para recibir esos mensajes. Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s