La entrevista

Tengo que pensar en lo que me voy a poner mañana. Mentalmente repaso mi armario desde el sofá. Hago varias combinaciones y al final me decido por la camisa blanca con los puños azules.

–          Creo que esa es una buena elección. ¿Con falda o con pantalones? Mejor falda, todo el mundo dice que me quedan mejor las faldas, aunque yo no estoy totalmente de acuerdo con esa afirmación.

Hoy me encuentro especialmente cansada, pero es mejor que me levante y vaya preparando todas las cosas. No quiero que nada salga mal. Me quito la manta que tenía encima. Un frío casi helador inunda mi cuerpo. Por un momento pienso en volver a tirarme al sofá, pero no. Me pongo las zapatillas que me regalaron por mi cumpleaños. Odio que me regalen cosas útiles, pero  he de reconocer que estas zapatillas de estar por casa son muy cómodas y mantienen muy bien el calor.

Voy hasta la habitación, más bien me llevan mis pies. Abro el armario para sacar la ropa que me pondré para la entrevista de trabajo. Después de seis meses por fin se han dignado en llamarme para hacer una entrevista.  Se han dado cuenta de que aún valgo. Si, aún valgo. Tengo casi cuarenta años, pero para mi edad no estoy nada mal, a pesar de que ya voy viendo alguna arruga que otra en el reflejo que me devuelve el espejo.  Tengo canas ¿y qué?  Un buen tinte lo cubre todo. Estoy estupenda y eso es lo que les voy a decir a lo de recursos humanos.

Muevo las perchas  buscando el modelito que ya tengo en mente. ¡Mierda! Me puse la camisa el domingo, ¿ahora que me pongo?  Está manchada de café. Bueno. Intentaré buscar alguna alternativa. A ver, esta no pega, esta tiene demasiado escote, esta es demasiado llamativa. Saco toda la ropa del armario y realmente no hay nada que termine de convencerme.  La camisa rosa palo, unos pantalones marrones y los zapatos beige. No me siento segura, quizá ese conjunto me quedaba bien hace diez años, pero debo ser realista. Mi cuerpo ha cambiado, he ido engordando y adelgazando durante estos años. Ya es tarde para irme de compras, además no me queda demasiado dinero en la cuenta este mes.

Me quedo enfrente del armario, contemplando toda la ropa que tengo, es imposible que no tenga nada que ponerme para la dichosa entrevista de trabajo. Vuelvo a mirar, a buscar una buena combinación, de zapatos, blusa y falda, pero no encuentro nada.  Me siento encima de la cama, y vuelvo la vista de nuevo al armario y me miro al espejo

No estoy  tan estupenda. Creo que no iré a la entrevista de trabajo.

Anuncios

11 comentarios en “La entrevista

    • hollyhobbie29 dijo:

      Gracias Jaims. Mi profe me ha hecho un par de correciones que tendré que incorporar al relato porque creo que puede quedar mejor. También me insinuado que no cuente la moraleja, que lo tiene que descubrir el lector a través de las acciones del personaje. Pero me alegro mucho de que te guste. Creo que voy por un buen camino, aunque tb me han dicho que tengo que ser un poquito más mala…

      • Jaims dijo:

        ‘tengo que ser un poquito más mala’.
        No sé; igual si…
        Yo no entiendo de esto pero me imagino que tienes que acabar encontrando tu propio estilo al final. Si es ‘ser más mala’ o no, pues ya se verá 😉
        Salud!

  1. Ignacio dijo:

    Nunca hubiera adivinado esa moraleja, me alegro de que la pongas porque nunca se me hubiera ocurrido. Yo iría a la entrevista aunque fuera en chandal. Se supone que es algo que interesa mucho y si hay posibilidades, aunque bajen de 1/10 a 1/1000 es mejor que quedarse en casa y llorar.

    • hollyhobbie29 dijo:

      La verdad es que no se como acertar. A unos os gusta con la moraleja y a otros sin ella. Me alegra ver que seguis lo que escribo. Quería refeljar lo que siente al descubrir que ya no es tan perfecta y como la mancha de la camisa se de cuenta de eso. Me gusta que fueras en chandal

      • Ignacio dijo:

        Bueno, tu no hagas caso y escoge lo que mas te guste. Todos opinamos pero la que tiene que decidir eres tu. No a todo el mundo le gusta el mismo estilo en un escritor.

        Sólo te lo comenté porque me pareció una conclusión sorprendente, lo cual no es malo para nada, pero también me sorprendió el comentario de tu profesor porque con una conclusión obvia puede ser mejor no ponerla pero con una como esta…

        Lamentablemente lo que te dice tu profe me suena a lo que dice el tontolnabo de Millás, que no me gusta nada. A él se lo he oído decir mucho, parece que crea escuela.

        http://lacomunidad.cadenaser.com/la-ventana-de-millas/tags/mill%C3%A1s

      • Elena94:) dijo:

        Yo intento ser optimista en todo lo posible, puesto que pienso que la suerte está echada en nuestra vida. Somos dueños de nuestros actos, no de nuestro destino.
        Yo estoy intentando dar un nuevo punto de vista a Prometo no Olvidarme de TI.
        Un beso

  2. Constant dijo:

    Uhmmm!!!! Me quedo con ganas de mas texto, haber continuado con el maquillaje, complementos, etc, el transporte para llegar al lugar de la cita y terminar con un final de que un charco de agua atravesado por un automóvil a toda velocidad le da un aspecto mojado muy natural… Ja ja ja!!! no se, quizás te quede bien así y me has provocado la imaginación para todo lo anterior… Gracias !!! sigue así guapa!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s