Community Manager 1

¿Qué ha significado para la comunidad la aparición del Social Media?

Para poder contestar a esta pregunta, lo primero que debo hacer es definir el concepto de Social Media, que no es más que el conjunto de plataformas virtuales, creadas por un webmaster que pone a disposición del usuario, las herramientas necesarias para que ellos mismos creen sus propios contenidos.

Esto no siempre ha sido, aunque creamos que si. Una versión anterior, no nos dejaba interactuar, solo podíamos acceder a la página Web y como mucho dejar algún comentario.

La nueva versión podríamos definirla como un libro cuyas paginas están en blanco y que es el propio usuario quien debe escribir el libro.

La aparición del Social Media ha agilizado la comunicación entre el usuario y la Web, permitiendo que estos dos actores mantengan una relación fluida e inmediata.

También permite pedir opiniones a otros usuarios a la hora de elegir una marca u otra, que a priori, nos dan mayor confianza que la generada por la propia marca.

Otra utilidad del Social Media es que facilita el boca a boca. Ya que nosotros mismos generamos opiniones que compartimos en las redes sociales y que nuestros seguidores más cercanos van a leer e incluso pueden contarnos su propia experiencia. Aportamos datos importantes, tales como direcciones de lugares, horarios, fotos de productos, sensaciones… Incluso modos de vida. Algunas personas reaccionan de un modo positivo viendo a otras cumpliendo sus objetivos.

 

¿Crees que es una moda pasajera? ¿Por qué?

No creo que sea una moda pasajera. Como leído en un artículo, creo que es la evolución lógica ya que facilita el intercambio de opiniones. En muchos casos es el mejor medio para hacer una reclamación no formal y que las empresas te hagan caso.

Por otro lado, las empresas se nutren cada vez de este tipo de tecnología ya que les resulta más sencillo llegar a ciertos targets a través de las redes sociales.

Pueden servirse para saber como va a ser recibido un producto antes de su lanzamiento o incluso mejorarlo, escuchando las necesidades del publico al que va dirigido dicho producto.

¿Como evolucionará?

Esta pregunta para mi no es fácil de responder, pero creo que aún queda bastante por hacer.

Las empresas, cada vez se alimentaran con estas herramientas que van actualizándose progresivamente. Aparecerán nuevos agentes socializadores que crearan nuevas necesidades y es ahí donde el Social Media puede jugar un papel importante.

A su vez, los usuarios, al estar más familiarizados con las redes sociales, las utilizaran para quejas, reclamaciones, felicitaciones…

Lo que se traduce como una mayor interacción entre clientes y empresa, lo cual puede ayudar bastante a los dos actores.

Que os parece mi nuevo post? Es muy diferente a todo lo publicado anteriormente, pero necesitaba un cambio y me he decidido por este.

 

 

 

 

Anuncios

Brujula de papel

Puedo borrar mi norte y desaparecer, inventarme mi sur o incluso hacer que sol salga por el oeste y se ponga ponga por el este.

Todas las mañanas dibujo una gran brújula de papel y coloco los puntos cardinales como yo quiero, invento nombres diferentes y me vuelvo loca queriendo encontrar un rumbo.

Conclusiones de Navidad

Ya han terminado las Navidades, y este año puedo decir: ¡POR FIN!

No es que me haya convertido en un señor Scrooge, no necesito que un fantasma venga a revivirme el espíritu de las navidades pasadas, ni a evocar ese sentimiento que tenía hace unos años por las navidades porque aún sigue vivo en mi. Hasta el final he intentado sacarle el lado positivo a estas navidades tan raras que he vivido este año.

A pesar de ello, y a unos pocos días de que finalizaran estas fechas tan odiadas por algunos, decidí salir a buscar un árbol de navidad para decorarlo. Debo admitir que fue una tarea más complicada de lo que imaginaba. No perdí la ilusión y haciendo caso a mi pareja, seguí creyendo en la magia de la navidad y apareció ante mis ojos. Y no solo el arbolillo, también todos sus complementos: bolitas, espumillón y hasta nieve.

No tardé mucho en montarlo, y el resultado fue mejor de lo esperado. SS.MM. Los Reyes Magos encontrarían un rinconcito especial para dejar los regalos. Al despertarme corrí hacía el árbol y busqué mi nombre en cada uno de los paquetes que habían dejado para mis familiares y detrás del árbol encontré una estrella que ponía mi nombre y que tenía un mensaje para mi. Fue el mejor regalo que podía imaginar: La ilusión por la navidades futuras. Serán muy distintas hasta las ahora vividas, pero dejaran paso a todo lo nuevo, bonito y mágico que me quieran regalar las navidades próximas

Mi árbol, mi estrella

Consejillos para escribir relatos

Quizá yo no soy la más adecuada para escribir este post, pero me apetecía tener recogidos todos los consejos y truquillos que aprendí en la Escuela de Escritores. Espero que os sirvan y que los lleveís a la practica. Son pequeñas pinceladas que os pueden ayudar a mejorar un relato o escrito.

El primero y en el que se hacía más hincapie era no enumerar los sentimientos, sino en transcribir acciones que evoquen esos sentimientos que queremos transmitir al lector.

Al tener una duda a la hora de buscar alguna forma orinal de plasmar una idea, una buena forma de hacerlo es introducir la duda en el relato.

Las frases largas pueden llegar a aburrir al lector, es mejor separarlas mediante puntación. Utilizar los puntos para dar más agilidad al relato.

No hay que dirigir al lector, sino dar pinceladas para que cada uno le de su interpretación al relato.

Se pueden contar los sueños, pero es mejor que al final no se desvele que se trata de un sueño.

No hay que contar lo que nos aptece, sino lo que al lector le interesa saber.

Es mejor ir contando las acciones hasta llegar a lo que queremos contar.

Poner ejemplos para describir

Intentar evitar la cacofonía.

Los latiguillos esconderlos en el texto y no empezar las frases con ellos.

Estos son algunos de los consejos. Para mi los más importantes para hacer que un relato no se haga muy duro a la hora de leerlo.

Espero que os sean de utilidad y que los pongaís en práctica y si quereís podemos compartir relatos.

In Ictu Oculi

La cebolla miraba el reloj. Tenía el extraño presentimiento de que algo especial iba a suceder. Aún era muy temprano, más las nuevas verduras y hortalizas no tardaron en llegar al cajón izquierdo de la nevera. Esta vez, un ajo también se coló dentro de aquel batiburrillo de alimentos.

 El flechazo entre el ajo y la cebolla fue instantáneo. Era muy raro ver un ajo por aquel lugar. A pesar de las diferencias, y del poco tiempo que habían compartido, el amor que se tenían era enorme y no tardaron mucho en hacer planes de futuro y promesas. Querían salir del cajón y emprender una vida juntos. La cebolla tenía claro que no quería acabar en la basura. Había visto partir a muchas de sus compañeras, que habían servido como acompañamiento en un delicioso plato o quizás habían terminado con unas lechugas y tomates en una simple ensalada.

Antes de que pudieran llevar a cabo su plan, los cocineros empezaron a seleccionar los ingredientes para el nuevo menú que iban a confeccionar.

 –          Ajos y cebolla. Se escuchó

 Esta vez no quería que la eligiesen a ella, tenía otros planes. No pudo despedirse del ajo, más al levantar la vista, vio que también iba a ser cocinado.

 –          Que bonito final. – Pensó la cebolla- Formaremos parte del mismo plato. Con nuestro sabor y textura podrán crear un plato maravilloso, que además estará repleto de amor. Las personas que nos coman, podrán sentirlo.

 El cocinero empezó a cortar el ajo en trozos muy pequeños. La cebolla no podía dejar de llorar. Estaba contemplando como su amor se iba apagando con cada corte. Los sentimientos de la cebolla eran contradictorios. Por un lado sentía un tremendo dolor por el amor que había perdido, pero a la vez guardaba la esperanza de formar parte de un suculento plato, con las partes inertes de su amado.

 La cebolla también fue pelada y, a medida que le quitaban capas, ella sentía más frío y se iba quedando más pequeña.

 –          Esta cebolla no nos vale. Dijo el cocinero.

 El corazón de la cebolla se había malogrado por la irreparable pérdida del ajo, su amor, su único amor. La cebolla acabó en la basura, sola y desnuda.

 

Nochevieja

Tras las celebraciones de los días 24 y 25, nuestro siguiente objetivo es la Nochevieja. Podemos afirmar que esta fiesta no tiene un origen cristiano, sino que más bien celebramos que termina un año, y guardamos la esperanza de que el que entra sea algo mejor. Siempre tenemos intenciones renovadas que intentamos llevar a cabo: ir al gimnasio, pasar más tiempo con la familia, empezar una dieta… aunque muchas veces se quedan por el camino.

La nochevieja es un momento de hacer balance y olvidar todo lo que nos ha hecho sufrir. También nos acordamos de los que ya no están, y como dice la canción de Mecano: “Entre gritos y pitos los españolitos enormes, bajitos hacemos por una vez algo a la vez”. Pero no solo los españoles celebramos la entrada del año nuevo, el resto del mundo también se engalana y sigue sus rituales para despedir el año que termina.

En la mayor parte de los hogares españoles, se reune la familia, y al igual que en Nochebuena nos sentamos alrededor de una mesa repleta de manjares y licores, para terminar con turrones, mazapanes, almendras garrapiñadas, fruta escarchada, polvorones… A las doce menos cinco estamos pendientes del reloj de la Puerta del Sol que nos indica el comienzo del nuevo año. Tomamos doce uvas, una por cada mes del año. Son las llamadas uvas de la suerte, ya que si consigues tomarte las doce antes de que el reloj termine de dar las campanadas, tendrás un año repleto de buena suerte. Imagino que muchos ya sabreis de donde proviene esta tradición de tomar las uvas, aún así explicaré muy brevemente donde se originó y cuando empezaron a tomarse: 1909 fue un buen año para la agricultura vinícola. A consecuencia de esto hubo un gran excedente de uva, por lo que los agricultores tuvieron que pensar como colocar este excedente, ya que era demasiado grande como para dejarlo fermentar. A base de imaginación, impusieron tomar doce uvas como representación de los meses y con las doce campanadas.

Pero la tradición de celebrar la entrada del año nuevo se remonta a los inicios del Imperio Romano, los cuales dedicaban el mes de enero al dios bifronte Janus, el cual mira hacia delante y hacia atrás; mirando el año que se va y el que entra. Estaba representado con dos caras; una  de un hombre viejo y barbudo que simboliza el año que se va, y la otra, de un hombre joven que representa el año que empieza. Al igual que nosotros, la última noche del año se reunían con las personas más allegadas e intercambiaban dulces como presagio del año tan dulce que les esperaba. La iglesia en la Edad Media, intentó acabar con esta celebración, pero por suerte para nosotros, no lo consiguió. Por esta razón cada 31 de diciembre nos juntamos con nuestros seres más queridos, nos vestimos de gala y nos comemos las doce uvas de la suerte.? Superstición? ¿Tradición? No lo se, pero de lo que estoy segura, es de que para mi es una noche mágica.

Feliz Año!!!