LA CASA CON VIDA

Como una pequeña familia, así pasábamos los veranos todos juntos.

Compartíamos días largos de piscina, juegos nocturnos y conversaciones que casi llegaban hasta el amanecer.

Todos niños aunque se diferenciaban muy bien las edades y el rango que ocupaba cada uno: de los mayores o de los pequeños.

Los pequeños no podíamos salir de la urbanización. Completamente prohibido. Tan solo con autorización y una vez al día se nos permitía ir a comprar chuches al quiosco de Paco, el cual merece una mención aparte por lo estrambótico de sus acciones, defectos y pocas virtudes. A pesar de ello, todos comprábamos allí nuestros caramelos y helados, quizá porque no había otro sitio.

Teníamos muy claro cuales eran nuestros límites, pero también sabíamos que podíamos jugar al despiste muy fácilmente, ya que el control que ejercían sobre nosotros era muy relativo.

Una tarde cualquiera de verano, después de quitarnos el cloro de la piscina y comernos un bocata de queso y jamón serrano, nos fuimos a comprar al quiosco de Paco. Al menos es lo que dijimos a nuestros padres para que nos dejaran salir de la “urba” sin levantar sospechas.

Justo en la calle de enfrente, en la parte de trasera de donde estaban nuestras casas había una mansión abandonada.

No se trataba exactamente de una mansión, pero si de una casa de grandes dimensiones con un pajar.

Ya habíamos averiguado que dentro había un tractor y queríamos probar lo que era montarse encima de uno de ellos.

Estaba a las afueras del pueblo, las calles vacías no iban a delatarnos y los adultos con sus cosas de adultos no estaban mirando el reloj para saber si estábamos dentro de la zona de seguridad, a la hora establecida. Y en el caso de que nos llamaran, las voces de nuestros responsables legales se oirían hasta el pueblo siguiente.

Empujamos la puerta que estaba totalmente podrida, pero aún así tuvimos que emplearnos para poder entrar.

Como cualquier casa abandonada estaba llena de polvo y de cosas que no tenían ningún valor, pero para nosotros era uno de nuestros mayores hallazgos hasta el momento.

Sorteando las raíces que habían crecido verticalmente, llegamos hasta el tractor. Tenía puesta las llaves en el contacto, pero como era de esperar aquel aparato viejo no quería arrancar. ¿Qué podíamos hacer?

Seguimos dentro de la casa,  por la parte que nosotros creíamos que fue un pajar ya que había varios instrumentos de labranza, como ese que es redondo y se usa para separar semillas.

Había montones de sacos de harina, y papeles tirados por el suelo.

Una panadería o una cooperativa de trigo. Indicios había para pensar en esa posibilidad.

Aburridos de investigar la zona de trabajo de unos campesinos, quisimos ver como era su casa por dentro.

Nos costó encontrar la forma de acceder a la planta superior. Perdimos mucho tiempo tratando de hallar una escalera o una rampa que nos facilitase la subida.

Por fin, tras una puerta metálica de color verde, había una preciosa escalera de caracol de hierro forjado.

Comenzamos a subir por ella, parecía interminable, pero todo en esta vida es finito y la escalera no iba a ser la excepción.

Al final de la escalera, una puerta de madera robusta y bien cuidada nos daba la bienvenida con los brazos abiertos.

Nuestra sorpresa al ver lo que allí había nos hizo retroceder y pensar que la casa no estaba abandonada y no queríamos ser descubiertos por lo habitantes de la casa.

Cientos de libros adornaban las estanterías que decoraban las paredes de la sala. Ordenados cuidadosamente y sin rastro de polvo.

Con la emoción de no querer ser vistos continuamos un tiempo en la sala, observando la disposición de los libros.

No se cuanto tiempo estuvimos allí, pero ni un solo ruido, ni un paso, ni voces que no fueran nuestros susurros, nada de nada.

Teníamos miedo, estábamos asustados, pero porque no queríamos que nos delataran, así que nos fuimos de allí sin ver a nadie ni ser vistos por nadie.

Dimos una vuelta a la manzana, para encontrar algún vestigio de vida en aquella casona, pero ni una luz encendida ni humo saliendo de la chimenea, ni una cortina mecida por la ligera brisa de verano del pueblo.

No volvimos a querer entrar en la casa, pero tampoco vimos que nadie entrara o saliera de allí.

Unos cuantos veranos más tarde, el ayuntamiento del pueblo decidió demoler la casa y allí estábamos nosotros, la pandilla, los pequeños para ver por última vez, la casa con vida.

Planes de futuro

No les hacía falta inventar ninguna excusa para verse. Iban juntos a clase y prácticamente a cualquier sitio. Alba no aprobaba que Lucia mantuviera una relación con Leo mientras seguía con David.

 La decisión estaba tomada. Los días que había pasado junto a Leo le parecían súper especiales y no quería perderse eso por nada del mundo. Hacían planes para el verano aprovechando que Lucía tenía unos días de vacaciones. Primero se irían a Benidorm ya que los padres de Leo tenían una casa allí y ese año no irían porque las cosas en casa no iban muy bien. Ninguno de los hermanos de Leo, se pasaría por allí en las fechas que habían elegido, así que tendrían la casa para ellos solos. Luego se irían a la casa de Torremolinos de Lucía. Leo se había comprado un coche de segunda mano y eso les permitiría hacer el viaje que habían planeado. Celebrarían sus cumpleaños juntos ya que solo había seis días de diferencia. Sería el momento ideal para conocer a los amigos del otro. Todo estaba bien calculado, pero todo esto no podía llevarse a cabo si Lucía seguía con David.

 –      ¿Podemos quedar esta tarde? Tenemos que hablar.

 A pesar de la ingenuidad de David, él sabía, que cuando dicen esa frase en una película es porque la relación no va bien. Además notaba a Lucía muy distante. Las pocas veces que quedaban, Lucía siempre tenía alguna excusa para despedirse pronto de él. O bien tenía que estudiar o hacer algún trabajo, o bien tenía que ir al gimnasio.

 –      David, necesito que nos demos un tiempo. Me estoy empezando a agobiar con el tema de la boda, el piso, tu familia…

–      Lucía, ya hemos comprado la casa y ya tenemos la fecha reservada para la boda.

–      Haz lo que quieras con el piso, si quieres lo vendemos y lo que saquemos te lo quedas, al fin y al cabo yo no puesto nada de dinero para el piso. Ya arreglaremos lo de las escrituras.

–      ¿Pero qué ha pasado? No entiendo nada.

–      No me preguntes más solo quiero que nos demos un tiempo.

–      ¿Quieres que lo dejemos? Dilo claro.

–      Sí, yo creo que es lo mejor.

–      Muy bien, pues devuélveme las escrituras de la casa y el anillo.

–      Las escrituras si te las doy, pero el anillo no.

–      El anillo también. Si quieres que lo dejemos, lo dejamos, pero no quiero que tengas nada mío.

 Tras varios minutos y con lágrimas en los ojos Lucía se quitó el anillo y se lo dio a David. Lo tiró contra el suelo y se marchó. Lucía que se había quedado atónita con la reacción de David, recogió el anillo y se lo guardó en el bolsillo, no se lo quería volver a poner, pero no estaba dispuesta a perderlo. Salió corriendo detrás de David, pero ya era muy tarde. Se había marchado y no sabía si volvería a verle.

 Aprovechando que estaba en el parque, decidió acercarse a casa de Leo. Estaba muy emocionada, a la vez que entristecida por todo lo que había pasado. Tocó el telefonillo.

 –      Hola, ¿está Leo?

–      No se ha ido, si quieres llámale al móvil

–      Muchas gracias. Adiós.

 Eso fue lo primero que hizo. Sacó el móvil del bolso y marcó el teléfono de Leo, quería contarle todo lo que había pasado. Por fin ya podían empezar una relación sin complicaciones.

 –      Hola Leo, ¿Dónde estás?

–      En el paseo de Extremadura. He quedado con Ángela, una buena amiga. Estoy dando una vuelta con ella

–      ¿Podemos quedar luego?

–      Llegaré tarde. Si quieres mañana te paso a buscar en el coche y nos vamos los dos juntos a la uni.

–      Genial, pero tengo que contarte un montón de cosas.

–      Vale, pues si quieres quedamos un poco antes y me cuentas.

–      Ok, pues hasta mañana.

–      Hasta mañana

 Lucía colgó el teléfono y se quedó pensando en todas las cosas que podría hacer con Leo. También quiso llamar a David. Su intención era mantenerle como amigo. Habían pasado muchas cosas juntos y no quería todo acabara así. Además tenían amigos en común y Lucía se preguntaba que iban a hacer ellos.

 En ese momento, Lucía echó de menos a Cristina. Hacía ya unos cuantos años que no se hablaban. No sabían nada la una de la otra. Habían discutido por una tontería y ninguna de las dos estaba dispuesta a bajarse del burro. Imaginaba que Cristina estaba en la universidad y que había hecho nuevos amigos, que ya habría encontrado una nueva mejor amiga que la sustituyera a ella. Sabía por Álvaro, que tenía novio y que este era muy majo. Que ya lo conocían en casa y que parecía que iban en serio. Lucía se alegró por Cristina y pensó en una reconciliación, pero después de tanto tiempo ya no iban a ser las mismas. ¿De qué iban a hablar? Ya pocas cosas tenían en común, aunque Lucía guardaba aquella amistad y la recordaba con especial cariño. Habían sido casi hermanas. Pero todo eso ya había pasado y cada una había elegido su camino. Cada una por su lado.

Noche de abril, noche de cambios

 Tal y como habían acordado, Leo y Lucia que vivían cerca fueron juntos a la parada de autobuses a esperar a que llegara Alba, ya que vivía en la periferia y la única forma de llegar a Madrid a esa hora, era a través del autobús. Mientras iban de camino iban comentando las expectativas que tenían para esa noche y el tipo de música que les gustaba. Ya sabían donde iban a ir, así que cuando llegó Alba, montaron en el metro y tras varios trasbordos llegaron a Moncloa.

 La noche transcurrió según lo previsto. Unos bailes y unas cuantas copas de más para esperar que llegara la hora de que abrieran el Cercanías. Dentro de la discoteca hacía mucho calor, pero era el mes de abril y por la noche refresca un poco. La chaqueta rosa que llevaba Lucia no era suficiente, así que Leo, en un intento de agradar a Lucia se quitó el abrigo y lo puso encima de los hombros de Lucia. Aún no era la hora, así que se sentaron a esperar. Tenían sueño, pero Lucia y Leo estaban encantados de estar juntos esa noche. Ni siquiera se habían dado cuenta de que también estaba Alba con ellos. Si, la habían utilizado para estar juntos. Leo sabía que sin Alba, Lucia se hubiera negado a quedar con él. Hubiera parecido una cita y ella tenía novio. Por su parte Lucia, no podía quedar a solas con Leo, ¿Qué le iba a decir a David? Nunca hubiera aprobado esa relación de amistad que surgió entre ambos.

 Por fin llegó el momento en que el abrieron las puertas de la estación del tren que Alba tenía que coger para llegar a su casa. Leo y Lucia se quedaron solos. Solo tenían que hacer un trayecto de veinte minutos, pero era el momento que ambos habían estado esperando toda la noche. Varias miradas y comentarios indiscretos fueron suficientes para que Leo se atreviera a acompañar a Lucia hasta el portal de su casa. Lo estaban deseando. Un beso. Pero Lucia también tenía en mente a David. Estaba empezando a sentir algo especial por aquel chico y debía reconocer que las cosas con David no iban como le hubiera gustado. Tenían la fecha de la boda, el piso y algo más de tres años de relación, pero aún estaba a tiempo de tomar las riendas de su vida. Ella quería estar con alguien por amor y no por pena o rutina y eso era en lo que se había convertido su relación con David.

 Una vez en el portal estuvieron hablando hasta que se les hizo de día. Lucia había mandado a David un mensaje al móvil diciendo que ya estaba en casa, cosa que no era del todo cierta porque aún estaba en la puerta con Leo.

 Se despidieron con dos besos en la mejilla, muy cerca de la comisura de los labios, pero ahí se detuvieron sus instintos. A Leo le hubiera encantado y Lucia no habría girado la cara, aún así, en sus pensamientos estaba David, y por miedo o por respeto o por otras muchas causas se quedaron con las ganas.

 Leo decidió que su lucha por Lucia no acabaría ahí, tenía claro que la guerra la tenía casi ganada, así que no se rindió y esa misma noche escribió a Lucia. No tardó en contestar y tras varios mensajes Lucia no pudo hacer otra cosa que declarar sus sentimientos a Leo que, fueron correspondidos, aunque dejaron claro que irían con pies de plomo y Lucia pidió tiempo y paciencia. Tenía que hablar con David y solucionar todas las cosas comunes que tenían.

Primera Navidad

Quedaron, como siempre en la parada de metro de Ópera, ya que el autobús de Lucia terminaba allí y David tardaba como unos 10 minutos andando desde su casa. Ya habían quedado más veces y David se sentía muy a gusto cuando estaba con ella. Podía olvidarse por un momento de todas las cargas familiares que tenía y de los problemas que su madre le causaba. Decidió que ese sería el día para revelarle que estaba por ella y que le gustaría que fueran novios, con la esperanza de que ella dijera que si, porque en esos momentos no tenía novio, ni rollo, ni nada parecido, pero lo que el no sabía, es que Lucía estaba enamorada en secreto de Álvaro, el hermano de Cristina y que soñaba todos los días con rozar sus labios y poder cogerle de la mano, pero no como hermanos, que es como se habían comportado siempre, desde que se conocieron en el parque cuando tenían diez años.

 – Ahora mismo no puedo, me gusta otra persona. Me caes muy bien y me gustaría que siguiéramos siendo amigos como hasta ahora.

– Esta bien, seremos amigos. Pero si algún día cambias de opinión, dímelo, que yo te estaré esperando.

– No quiero que me esperes, no se que puede pasar en el futuro. Tú haz tu vida.

– Pero es que no puedo. Yo te voy a esperar siempre, ya eres una parte de mi vida.

 Lucia se quedó sin palabras y agachó la cabeza, no quería mirarle a los ojos, no quería hacerle sufrir más. Mientras David, en el banco de piedra que había sido testigo de aquella conversación, acariciaba con suavidad la mano de Lucia.

 Eran amigos, y como tal quedaban muy a menudo para salir, tomar algo y casi siempre lo hacían a solas, excepto los fines de semana, que quedaban en Arguelles para salir con los amigos.

 Lucia y Cristina, lo pasaban muy allí. Bailaban, se reían, compartían amores imposibles, coqueteaban con algunos chicos, también discutían, pero siempre terminaban perdonándose.

 Álvaro, el amor platónico de Lucia y hermano de Cristina, trabajaba de camarero en uno de los pubs de la zona y era donde mayor tiempo pasaban. Cuando David llegaba, siempre la buscaba allí y sabía muy bien cual era el motivo de que siempre las encontrara allí. Lucia bailaba buscando algo de atención de parte de Álvaro, pero nunca conseguía lo que se proponía.

 Pasaron los meses, por fin llegó la navidad. Como todos los años, Madrid se llenaba de luces, de gente, de gorros de papa Noel y el aire de la ciudad del centro de la ciudad se impregnaba del característico olor de castañas asadas. Al entrar en los centros comerciales, el hilo musical marcaba la época de año que les tocaba compartir.

 – ¿Qué vas hacer en navidades?

– Pues más o menos lo que hago siempre

– Cenas y comidas con la familia ¿y tú?

– Pues aún no lo se… la verdad es que no tengo ganas de estar con mi familia, pero por no estar solo.

– ¿Y en Nochevieja? Me parece que nosotros este año vamos a ir a Kapital, que tenemos muchas ganas. Nos gusta mucho la discoteca. ¿Te apetece venirte? Díselo a José y a estos por si quieren venir.

– Yo voy seguro, los demás me imagino que también.

– Díselo pronto, que tenemos que pillar las entradas, creo que vamos a ir esta semana.

David quería empezar el año al lado de Lucia, y le importaba muy poco si tenía que cenar solo, ya que toda su familia pasaría esa noche fuera de Madrid y no le daría tiempo a llegar al cotillón.

 Todos los que habían decidido pasar la nochevieja en Kapital, quedaron en Atocha para comprar las entradas. Pensaron que el precio que pagaron por ellas les haría disfrutar de una velada inolvidable, ya que tenían barra libre, y eso era una de las cosas que más valoraban en ese momento.

 Lucia preparó cada detalle, además también iba Álvaro y quería que esa noche fuera especial, no podía dejar pasar ni un segundo para intentar conquistarle. Un sencillo vestido negro, que dejaba sus hombros al descubierto, sería ideal para la ocasión, era un vestido elegante que junto a los zapatos negros de medio tacón que se ataban con una hebilla al tobillo, sería perfecto.

 Como cada mañana del 31 de diciembre, Lucia se iba a la peluquería. Esta vez no había mucho que pensar, porque hacía poco que se había cortado el pelo, así que lo mejor era un pelo liso, igual de sencillo que el vestido que luciría esa noche. Al llegar de la peluquería, sacó el vestido del armario y lo puso encima de la cama, pensó que estaría más impecable si lo planchaba, pero no tuvo en cuenta el tejido y le hizo un gran agujero. Muy preocupada porque no tenía plan B para esa noche, llamó a su tía que tenía máquina de coser, para ver si ella podía hacer algo. Afortunadamente su tía hizo un pliegue y disimuló el roto. Cuando se tranquilizó llamó a Álvaro y a Cristina, que determinaron que en cuanto terminaran de cenar y vieran los fuegos artificiales se irían los tres a la discoteca. Así fue, cada cual cenó en su casa con sus familias, tomaron las doce uvas de rigor y se felicitaron el año con efusivos besos y abrazos. Antes de que Lucia terminara la ronda de felicitaciones, llamaron a la puerta, era Álvaro, vestido elegantemente con un traje de chaqueta negro y corbata.

 – Venga, date prisa que van a empezar los fuegos artificiales.

– Espera que cojo el abrigo y enseguida nos vamos.

 Mientras observaban como los fuegos bailaban al ritmo de la música, Lucia no podía dejar de imaginar como Álvaro la cogía por detrás de la cintura y la besaba el cuello. Prefirió no pensar más en esa utopía y centrarse en los fuegos. Sacó el móvil del bolsillo del abrigo y comprobó que tenía varios mensajes, entro ellos uno de David, en que la deseaba un feliz año y la decía que tenía muchas gansa de verla.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Poco a poco

 

Un chico timido abrió la puerta abatible del pub. Su aspecto desaliñado dejaba al descubierto su personalidad, aunque no su edad. Era moreno, con gafas y muy delgado.

 

 Uno a uno fueron llegando. Pero Cristina esperaba que llegara David. El la hacía sentir especial. La rosa que le había regalado para ella significaba mucho más. Por fin, las diez. Esa era la hora que tenía llegar. No era muy puntual, así que decidieron empezar la ronda de chupitos sin el. Se abrió la puerta y esta vez si era el con más de media hora de retraso. No iba a la ultima moda, pero no se puede decir que su aspecto fuera descuidado. Unos Dockers azul marino y una camisa de cuadros de Ralph Lauren mostraban su predilección por las marcas. Debajo de la gorra blanca se ocultaba su pelo negro y totalmente despeinado. Cristina se acercó hacia el y como si no se diera cuenta empezó a hablar con el, olvidandose completamente de Lucia, que no quiso ser menos y se presentó con dos rapidos besos en la mejilla.

 

 La noche transcurrió bastante tranquila entre chupitos de tequila y minis de agua valencia. Hacía bastante calor y cualquier bebida fresquita era bien recibida. Lucía y David hicieron muy buenas migas y aunque Cristina intentó disimularlo, estaba bastante molesta con la situación. Esa misma noche David volvió a regalar una rosa a Cristina, pero Lucia también recibió una. Se despidieron y David decidió acompañar a Lucia a su casa para que no se fuera sola y para indagar más sobre su vida sentimental. No quedaron en volverse a ver, pero si se dieron los telefonos y esa misma noche Lucia se durmió con un bonito buenas noches impreso en la pantalla de su movil.

 

 Por fin llegó la carta de la universidad, estaba casi segura de que la habían admitido en psicopedagogía. Abrió el sobre para descubrir que la carrera que iba a estudiar era sociología. Pensó que no estaría mal, así que en cuanto pudo se fue a formalizar la matricula. Empezó a leer las asignaturas del primer año y había algunas que no le cuadraban, como estadística o economía, pero bueno, era lo que le había tocado.

 

 Esa misma tarde Lucia tenía que ir al centro para comprar un regalo para una de sus hermanas y para no ir sola decidió llamar a David. Vivía muy cerca o por lo menos eso recordaba de la conversación mantenida en el trayecto hacia casa.

 

 – Hola, soy Lucia

 

 – Hola ¿Qué tal?

 

 – Bien. Te llamaba porque tengo que ir al centro esta tarde y como me dijiste que vivías cerca, ¿te apetece que quedemos?

 

 – Si, hoy no tengo nada que hacer, ¿a que hora te viene bien?

 

 – Pues sobre las cinco y media en la parada de metro de ópera.

 

 – Ok, pues allí estaré

 

 Lucia no estaba nerviosa, tan solo se trataba de un amigo más, alguien que vivía cerca y que estaba dispuesto a quedar para hacer unas compras y tomar algo.

 

 Esta vez, David fue bastante puntual y fueron a mirar tiendas para encontrar el regalo perfecto para la hermana de Lucia, aunque era algo complicado porque casi nunca acertaba con las tallas. Tras pasar la tarde de tienda en tienda y por fin comprar unos leggins con una camiseta a juego, decidieron entrar en una cafetería para tomar algo. Les pillaba de paso para ir al autobús y así podrían calmar su sed después de una larga tarde de confidencias y risas. Lo habían pasado muy bien, así que decidieron que el fin de semana siguiente, se verían, pero siempre contando con la aprobación de Cristina.

 

 Entre todos decidieron que el viernes irían a Pachá, para compensar a Lucia por no haber podido ir a Kapital la semana anterior. Lucia se había comprado unos vaqueros nuevos y unos zapatos marrones con tacón grueso. Ya era octubre y por la noches empezaba a sentirse algo de frío, así que decidió ponerse el yérsey que le regaló su tía. Era blanco y con mucho pelo, pero al tacto era muy agradable. Alisó su melena rubia y enmarcó su mirada verde en unas líneas negras y una sombra ocre, que hacía su mirada aún más penetrante.