Sin noticias

Se durmió pensando en que había cerrado una etapa, que a partir de ahora David y ella tan solo serían amigos. Algo difícil de asimilar después de tanto tiempo juntos y tantas experiencias vividas. Ahora tenía un nuevo horizonte en su vida. Leo estaba más cerca de lo que ella había estado buscando todo este tiempo, además su madre ya había declarado que Leo le parecía un buen chico, a lo que Lucia respondió con un “solo somos amigos”.

A la mañana siguiente, Lucia se levantó llorando.

–      ¿Qué te pasa?

–      David y yo lo hemos dejado.

–      Bueno, tranquila. Todo pasa. Sois muy jóvenes y esto es normal.

–      Ya, pero me da mucha pena.

–      No te preocupes. Deja de llorar y arréglate. ¿Hoy tienes que trabajar?

–      Si, es mejor que deje de llorar, porque si no voy a ir al trabajo con unos ojos…

Lucia se metió en la ducha. Hacía mucho calor y dejó que el agua fría cayera por su cuerpo, mientras pensaba como iba a ser su vida a partir de ahora con Leo. Ya no tendría que esconderse y podría quedar con el siempre que los dos pudieran. Por un lado se sentía atormentada y sentía dolor por el daño que pudiera causarle a David, pero por otro lado, al fin podría hacer su vida al lado de Leo y quién sabe, a lo mejor era el amor de su vida.

Al salir de la ducha encendió el móvil por si tenía alguna llamada o algún mensaje de Leo. Revisó los mensajes entrantes, los salientes e incluso el registro de llamadas perdidas. Preguntó si habían llamado preguntando por ella, mientras estaba en la ducha, pero parecía que nadie se había acordado de Lucia. Ni David, ni Leo, ni ninguna amiga…

Antes de terminar de vestirse para ir a trabajar, decidió llamar a Leo a casa, pero su madre le dijo que acababa de salir y que no sabía a qué hora iba a llegar. Le pidió que le diera el recado y se despidió. Dejó el teléfono cargando, se puso el uniforme y se marchó para coger el autobús que la llevaba al centro comercial donde Lucia trabajaba a jornada parcial, pero era sábado y tenía que estar todo el día allí.

Seleccionó la música que quería escuchar y se puso los auriculares. Se pasó todo el camino mirando el móvil, pero el maldito no quería sonar.

 

Retomando

Había muchas cosas que solucionar, entre las cuales, estaba la venta del piso que tenía en común con David. El reencuentro era inevitable y David aún tenían intactos los sentimientos hacia Lucía, pero no podía hacer nada para que ella cambiara el sentido de su corazón.

Un beep alertó a Lucia de que había recibido un sms. Quería que fuera de Leo, pero no era de David. Quería recuperar las escrituras de su casa que hacía tiempo le había dejado a Lucia para solucionar los papeles de la casa. En realidad era una excusa para quedar y aunque ella no estaba por la labor decidió que ese el mejor momento para aclarar todos los temas comunes.

Quedaron en casa Lucia, pero al final decidieron verse en el parque. Además también había quedado con Leo ya que pensó darle las escrituras y pasar toda la tarde con el chico de su clase. Pero las cosas no siempre pasan como uno planea.

Cuando llegó David, vio a Lucia y a Leo hablando y riendo en el parque. No podía creer lo que estaba viendo. Lucia estaba sentada con aquel chico. Se imaginaba que había otro, pero nunca pensó que fuera él. Habían pasado tantas tardes juntos que no daba crédito a lo que veían sus ojos. Una mano de Leo en el pelo de Lucia le hizo darse cuenta de que el sobraba en esa escena, así que se acercó a ellos y con muy malos modales le exigió a Lucia que le diera las escrituras de su casa y que le devolviera el anillo que hacía tiempo había comprometido su amor.  A lo primero Lucia, accedió sin rechistar, pero lo del anillo le parecía una sinrazón.

–      No te lo voy a devolver

–      No tiene sentido que lo tengas. Que te regale uno tu nuevo novio

–      No es mi novio…

–      No tienes que decir nada. Devuélvemelo

Leo había abandonado la escena hacía tiempo, prometiendo a Lucia que más tarde la llamaría. La pidió que se tranquilizara y se marchó para que Lucia y David zanjaran la discusión.

Lucia le dio el maldito anillo a David y este lo tiró cerca de una rejilla de desagüe, pero afortunadamente no cayó dentro y Lucia pudo recuperarlo.

David se marchó muy triste y decepcionado. Lucia abatida y con el sentimiento de no estar haciendo las cosas del todo bien.

Escribió un mensaje a Leo, el cual no obtuvo respuesta. Lucia pensó que estaría dormido y que a la mañana siguiente tendría alguna palabra de ánimo y tal vez una cita con el chico que había desestabilizado su vida con David, pero que supondría un punto y aparte.

 

Noche de abril, noche de cambios

 Tal y como habían acordado, Leo y Lucia que vivían cerca fueron juntos a la parada de autobuses a esperar a que llegara Alba, ya que vivía en la periferia y la única forma de llegar a Madrid a esa hora, era a través del autobús. Mientras iban de camino iban comentando las expectativas que tenían para esa noche y el tipo de música que les gustaba. Ya sabían donde iban a ir, así que cuando llegó Alba, montaron en el metro y tras varios trasbordos llegaron a Moncloa.

 La noche transcurrió según lo previsto. Unos bailes y unas cuantas copas de más para esperar que llegara la hora de que abrieran el Cercanías. Dentro de la discoteca hacía mucho calor, pero era el mes de abril y por la noche refresca un poco. La chaqueta rosa que llevaba Lucia no era suficiente, así que Leo, en un intento de agradar a Lucia se quitó el abrigo y lo puso encima de los hombros de Lucia. Aún no era la hora, así que se sentaron a esperar. Tenían sueño, pero Lucia y Leo estaban encantados de estar juntos esa noche. Ni siquiera se habían dado cuenta de que también estaba Alba con ellos. Si, la habían utilizado para estar juntos. Leo sabía que sin Alba, Lucia se hubiera negado a quedar con él. Hubiera parecido una cita y ella tenía novio. Por su parte Lucia, no podía quedar a solas con Leo, ¿Qué le iba a decir a David? Nunca hubiera aprobado esa relación de amistad que surgió entre ambos.

 Por fin llegó el momento en que el abrieron las puertas de la estación del tren que Alba tenía que coger para llegar a su casa. Leo y Lucia se quedaron solos. Solo tenían que hacer un trayecto de veinte minutos, pero era el momento que ambos habían estado esperando toda la noche. Varias miradas y comentarios indiscretos fueron suficientes para que Leo se atreviera a acompañar a Lucia hasta el portal de su casa. Lo estaban deseando. Un beso. Pero Lucia también tenía en mente a David. Estaba empezando a sentir algo especial por aquel chico y debía reconocer que las cosas con David no iban como le hubiera gustado. Tenían la fecha de la boda, el piso y algo más de tres años de relación, pero aún estaba a tiempo de tomar las riendas de su vida. Ella quería estar con alguien por amor y no por pena o rutina y eso era en lo que se había convertido su relación con David.

 Una vez en el portal estuvieron hablando hasta que se les hizo de día. Lucia había mandado a David un mensaje al móvil diciendo que ya estaba en casa, cosa que no era del todo cierta porque aún estaba en la puerta con Leo.

 Se despidieron con dos besos en la mejilla, muy cerca de la comisura de los labios, pero ahí se detuvieron sus instintos. A Leo le hubiera encantado y Lucia no habría girado la cara, aún así, en sus pensamientos estaba David, y por miedo o por respeto o por otras muchas causas se quedaron con las ganas.

 Leo decidió que su lucha por Lucia no acabaría ahí, tenía claro que la guerra la tenía casi ganada, así que no se rindió y esa misma noche escribió a Lucia. No tardó en contestar y tras varios mensajes Lucia no pudo hacer otra cosa que declarar sus sentimientos a Leo que, fueron correspondidos, aunque dejaron claro que irían con pies de plomo y Lucia pidió tiempo y paciencia. Tenía que hablar con David y solucionar todas las cosas comunes que tenían.

Apuntes

Cuando volvieron a clase, Leo se cambió sus cosas y se sentó cerca de Lucia. Esto molestó mucho a Patricia que no tardó en mostrar su descontento con la situación. Siempre habían pensado que ese chico era un empollón, ¿Por qué tenía que sentarse con ella? El ya tenía su grupo de amigos.

 –      Si queréis, cuando acabe la clase  os podéis pasar por mi casa. Mi ex novia trabaja en una agencia de publicidad y tengo muchos apuntes y cosas que os pueden venir bien para el trabajo.

–      Yo no puedo- Dijo Patricia- Esta tarde tengo que trabajar y no me da tiempo.

–      ¿Dónde vives?- Preguntó mirando a los ojos verdes de Lucia

–      En Carabanchel, ¿por?

–      Yo vivo en Campamento, si quieres antes de ir a tu casa, te pasas por la mía y echamos un vistazo a todo lo que tengo por casa.

–      Me parece buena idea, pero tengo que llamar a mi novio para decirle que hoy no me da tiempo a comer con él.

–      Si quieres podemos pedir unas pizzas y comemos en mi casa. Mis padres no vienen hoy a comer.

–      Genial. Pues a la una cogemos el bus y vamos a tu casa.

 Leo no sabía que Lucía tenía novio, pero no por eso quiso dejar de intentar conquistarla. La llamaba muy a menudo a pesar de haberse visto en clase. Todos los días la mandaba mensajes ambiguos, que a Lucia le parecían simplemente geniales. Muchas veces se quedaban a comer en la cafetería de la universidad y deshacía los planes que había hecho con David para estar con Leo.

 La presencia de Leo en la vida de Lucia, cada vez era mayor y David había pasado a un segundo plano. En muchas ocasiones, tenía que mentirle para que no sospechara que estaba viéndose con otro chico. El gimnasio era una buena excusa, siempre y cuando David no quisiera pasarse por allí para recoger a la que aún era su novia.

 Por su parte, Leo se encontraba muy a gusto con Lucia. Había mucha complicidad entre ellos. Se contaban cosas muy personales y que tan solo se hubieran contado si hubieran sido pareja.

 Alba se fue acercando poco a poco a ellos. Ya no eran tres en el grupo de la universidad, sino cuatro. Iban a desayunar juntos y hacían planes para hacer cosas después de las clases, aunque la mayoría de las veces Patricia no accedía a las salidas comunes.

 –      Podíamos quedar este finde para salir por ahí ¿no?

–      Yo es que vivo un poco lejos- contestó Alba

–      No pasa nada, nos quedamos hasta que tengas tren para volver a casa.

–      Entonces sí.

–      ¿Dónde vamos? ¿A qué hora quedamos? ¿Dónde?

–      Podíamos ir a Moncloa- Propuso Lucia.

–      Me parece bien

–      ¿Qué os parece el Inn? Ponen música de todo tipo y hasta la una no hay que pagar.

–      Vale, entonces quedamos a las once en Aluche, que es un punto intermedio para los tres.

 Lucia le comentó a David que el sábado saldría con Alba. David se quedó conforme. Conocía a Alba y sabía que no podía pasar nada malo con ella. Lo que no comentó Lucia, es que también había quedado con Leo.

In Ictu Oculi

La cebolla miraba el reloj. Tenía el extraño presentimiento de que algo especial iba a suceder. Aún era muy temprano, más las nuevas verduras y hortalizas no tardaron en llegar al cajón izquierdo de la nevera. Esta vez, un ajo también se coló dentro de aquel batiburrillo de alimentos.

 El flechazo entre el ajo y la cebolla fue instantáneo. Era muy raro ver un ajo por aquel lugar. A pesar de las diferencias, y del poco tiempo que habían compartido, el amor que se tenían era enorme y no tardaron mucho en hacer planes de futuro y promesas. Querían salir del cajón y emprender una vida juntos. La cebolla tenía claro que no quería acabar en la basura. Había visto partir a muchas de sus compañeras, que habían servido como acompañamiento en un delicioso plato o quizás habían terminado con unas lechugas y tomates en una simple ensalada.

Antes de que pudieran llevar a cabo su plan, los cocineros empezaron a seleccionar los ingredientes para el nuevo menú que iban a confeccionar.

 –          Ajos y cebolla. Se escuchó

 Esta vez no quería que la eligiesen a ella, tenía otros planes. No pudo despedirse del ajo, más al levantar la vista, vio que también iba a ser cocinado.

 –          Que bonito final. – Pensó la cebolla- Formaremos parte del mismo plato. Con nuestro sabor y textura podrán crear un plato maravilloso, que además estará repleto de amor. Las personas que nos coman, podrán sentirlo.

 El cocinero empezó a cortar el ajo en trozos muy pequeños. La cebolla no podía dejar de llorar. Estaba contemplando como su amor se iba apagando con cada corte. Los sentimientos de la cebolla eran contradictorios. Por un lado sentía un tremendo dolor por el amor que había perdido, pero a la vez guardaba la esperanza de formar parte de un suculento plato, con las partes inertes de su amado.

 La cebolla también fue pelada y, a medida que le quitaban capas, ella sentía más frío y se iba quedando más pequeña.

 –          Esta cebolla no nos vale. Dijo el cocinero.

 El corazón de la cebolla se había malogrado por la irreparable pérdida del ajo, su amor, su único amor. La cebolla acabó en la basura, sola y desnuda.

 

sin titulo

Cuando volvieron del viaje no comentaron nada del compromiso que habían adquirido, aunque si dieron detalles de los lugares que habían visitado. No habían parado ni un instante. El puerto de Ciutadella fue uno de los sitios que más impresionó a Lucia. Sus calles rezumaban historia, llenas de palacios y casas señoriales. Podía imaginar como era la vida de aquellas personas; nobles, aristócratas… Al pasear por la muralla pudo transportase por un momento a la edad media. El guía de la excursión les explicó multitud de curiosidades:

 –         No hace mucho tiempo, esta era la capital de Menorca. Aún podemos percibir en sus edificios la presencia de la nobleza y de la iglesia ya que nos han dejado varios ejemplos como la catedral o el obispado.

 Tras la visita cultural, también habían estado varias playas y calas. Les parecía casi imposible que en aquella isla tan pequeña hubiera tantas y tan variadas. El tiempo les acompañó durante toda la estancia en la isla y el transporte, aunque era escaso, les permitió recorrerla y ver todo aquello que Lucía había planeado con la ayuda de una guía que había comprado en una pequeña librería en Madrid. Solo les quedó por visitar Mahón, la espinita clavada de Lucia, pero pensó que habría más ocasiones y que lo que había vivido en ese viaje no lo cambiaba por nada.

 De momento querían guardar el secreto y hasta que no estuvieran más seguros no querían anunciar el gran paso que iban a dar juntos. Pero la madre de Lucia era muy observadora, a la vez que curiosa o tal vez cotilla y no pudo evitar preguntar que significaba la alianza que llevaba puesta en el dedo anular de su mano derecha. Lucia, no tuvo más remedio que contestar:

 –         ¡David me ha pedido que me case con el!

–         Pero si lleváis muy poco tiempo juntos

–         No tan poco mama, además aún no hemos decidido fecha ni nada. Es para dentro de un tiempo.

–         Bueno hija, si es lo que quieres. Yo no estoy convencida de que David sea el hombre de tu vida…

–         Ya, siempre estás con lo mismo…

 Fue corriendo a su habitación para hablar con David de lo que había sucedido, aunque evitó algunas partes de la conversación.

 Unos meses más tarde, Cristina y Lucia decidieron hacer una noche de chicas. Para Cristina no era muy difícil porque aún no tenía pareja y Lucia también lo tenía bastante fácil porque David aceptaba todas y cada una de las decisiones de su novia. Aún hacía calor y Lucia decidió ponerse unos pantalones piratas azules y una camisa a cuadros que se anudaba en el pecho y que dejaba al descubierto el piercing que se había hecho tiempo atrás en el ombligo. Quedaron en Joy Eslava. Pagaron la entrada que les daba derecho a una consumición y dejaron el bolso en el ropero, ya que les gustaba estar libres para poder bailar sin tener que estar vigilando sus pertenencias. Fueron a pedir una copa, cuando se estaban acercando a la barra, Lucia notó como alguien apoyaba la mano en su hombro.

 –         No me lo puedo creer, que pequeño es el mundo. Como me alegro de verte.

–         Siento no decir lo mismo. Respondió Lucia

 Juan Carlos había desaparecido de la vida de Lucia desde la última noche que coincidieron en Pachá

 –         Te he llamado un montón de veces, te he escrito un millar de mensajes y nunca me has respondido ni nada de nada.

–         Cambié el móvil y perdí todos los números

–         No me creo nada.

–         Si me das tu teléfono, te prometo que esta vez va a ser diferente.

–         ¡No seas tonta Lucia! Le recriminó Cristina. Ya te lo hizo hace unos años y ahora va repetirlo

–         Ya… pero…

–         Tía, no hay peros, además estás con David

 Lucia accedió y le dio el teléfono. Tenía curiosidad por saber que hubiera pasado si hubieran continuado la relación, pero por otro lado se sentía un poco culpable. Casi se habían pegado una vez por ella, y eso que aún no eran pareja. ¿Qué pensaría David si se enteraba? ¿Le estaba siendo infiel por el simple hecho de darle el teléfono? ¿Llamaría Juan Carlos esta vez? Y si así fuera, ¿Qué podría pasar?

 Al llegar a casa puso el móvil a cargar, ya que se había quedado sin batería. Varias llamadas aparecieron en la pantalla y dos mensajes. Abrió la carpeta y vio que uno de ellos era de David que la pedía que cuando llegara a casa  le hiciera una llamada perdida y el otro mensaje era de Juan Carlos: “Te he prometido que esta vez iba a ser diferente, y así será. Que descanses wapa”

 No podía creer lo que estaban leyendo sus ojos. Lucia se desmaquilló y se fue a la cama con una sensación extraña. Antes de dormir, pensó en terminar la relación con David, pero ¿Cómo iba a hacer eso? Estaban comprometidos. El encuentro con Juan Carlos la había hecho reflexionar. Tal vez esta era la ocasión que estaba esperando, ella siempre decía que las casualidades no existen y que si las cosas pasan es por algo. Ni ella misma creía sus propias palabras, pero quería autoconvencerse de que no estaba haciendo nada malo.

Sorpresa!!!

La infancia de David fue bastante dura, además tenía el agravante de su enfermedad. Nació con una enfermedad congénita que marcaría su vida. Debido a su hidrocefalia, pasó mucho tiempo en el hospital. Con tan solo nueve meses tuvieron que operarle porque el líquido cefalorraquídeo le estaba presionando el cerebro. Lucia estaba al tanto de que sufría esa enfermedad, pero realmente no sabía de que se trataba.

 -La hidrocefalia, no es más que la acumulación del líquido cefalorraquídeo en las cavidades del cerebro, lo que hace que estas se dilaten.

– ¿Y que es lo que sientes?

– Pues principalmente dolor de cabeza, pero el estomago también se me resiente.

– ¿Pero nadie de tu familia tiene esa enfermedad no?

– Es que creo que no es hereditaria, mi madre siempre me ha dicho que es por culpa de mi tía Maribel. Cuando mi madre estaba embarazada de siete meses, le dio una patada en la tripa. Mi tía Isabel y mi madre creen que es por la patada.

– Pues vaya, pero me parece muy fuerte lo de tu tía.

– Ya, pero ya está olvidado. Me han operado unas cuantas veces, y una vez estuve en coma tres días, pero afortunadamente pude salir, aunque tengo que estar con un tratamiento.

– ¿No tiene cura?

– No, pero se puede controlar. Tengo que ir a revisión pero nada más. Ahora mismo estoy bien. Cuando nací los médicos le dijeron a mi madre que no iba a pasar de los catorce años, y mira…

– Bueno, pues ahora toca cuidarse.

 Parecía que todo había vuelto a la normalidad, aunque David quiso volver a pedir disculpas a Lucia por haberle ocultado lo de su padre. Le hizo la promesa de que nunca más volvería a ocultarla nada, aunque aún quedaban cosas que contar, pero que poco a poco lo iría haciendo.

 Pasaba el tiempo y David seguía sin aparecer. Lucia pensaba que era el día ideal para visitar Mahón, ya que no hacía demasiado calor y encima se había nublado un poquito. Pero si David se retrasaba más no podían hacer nada.

 De repente, Lucia escuchó unos suaves golpes en la puerta. Bastante enfadada, se levantó de la cama para abrir. Si, era David.

 –         ¿Dónde estabas?

–         Dando una vuelta

–         Y yo aquí en la habitación, sin poder hacer nada, esperando a que llegaras. Y el móvil apagado

–         Me habré quedado sin batería. Sacó el móvil del bolsillo y descubrió que lo tenía apagado y no podía encenderlo, así que lo puso a cargar.

–         Me hubiera apetecido ir a Mahón, hace un día muy bueno para conocer la ciudad.

–         Si quieres cuando vuelva, nos vamos.

–         ¿Dónde vas ahora?

–         Es que tengo que terminar de solucionar unas cosas

–         Pues me voy contigo

–         No puedes

 Lucía no podía aguantar más la situación. Una mañana perdida y encima tenía que estar más tiempo encerrada en la habitación.

 –         He dicho que me voy contigo

–         Eres una cabezota, haz lo que quieras

–         Pues eso, que me voy

 Al final, Lucia se salió con la suya, aunque no sabía muy bien donde iban. David entró en una joyería, pero le pidió a Lucia que se quedara fuera, que no iba a tardar nada. No entendía nada, ¿Qué necesitaba de una joyería?

David salió con una gran sonrisa dibujada en la cara. Se sentía bien, pero Lucia no dejaba de preguntar.

 –         Que conste que quería hacerlo de otra manera, pero te has puesto tan pesada.

–         Es que no sabes lo que es estar una mañana entera en la habitación

–         He estado buscando un restaurante y una floristería pero no he encontrado nada. Solo esto.

David sacó una pequeña caja de una bolsita de papel duro que le habían dado.

–         ¿Quieres casarte conmigo?

–         Si

 David, le puso el anillo en el dedo anular de la mano derecha. Lucia rompió a llorar de la emoción y se fundieron en un bonito beso. David había conseguido que el enfado de Lucia desapareciera y que el viaje a Menorca fuera inolvidable para ambos.

Pequeños cambios

No tardó mucho en formalizar la matricula. A continuación fue al banco más cercano para pagar las tasas. Ahora solo tenía que esperar a que empezara el nuevo curso. Casi todas las asignaturas que tenía eran anuales y parecía que este curso iba a resultar algo más duro. Las presentaciones de los profesores y la programación de las materias, asustaron un poco a Lucia, pero este año empezaría con más fuerza.

 Tenía las tardes libres, a veces pasaba apuntes a limpio, pero por lo general no tenía muchas cosas que hacer. Empezó a buscar un trabajo que pudiera compaginar con los estudios y que a la vez le diera algo de autonomía. Firmó un contrato para los meses de navidad en un gran centro comercial en el centro de la ciudad. Era poco tiempo, pero al menos ya podía decir que tenía algo de experiencia.

Al finalizar la jornada, David la esperaba para que no volviera a casa sola. Pero una noche fue diferente, había preparado una sorpresa, pero tenían que darse prisa y correr hasta Príncipe Pío para no perder el autobús. David no quiso decirla nada, pero había preparado, con ayuda de la madre de Lucía, una bonita escapada romántica a Segovia. Llegaron al destino y lo primero que hicieron fue buscar un hotel para pasar la noche. Cerca de la estación había uno que tenía muy buena pinta, así que dejaron el pequeño equipaje y bajaron a un mesón para tomar algo. No había mucho donde elegir ya que casi todas las cocinas estaban cerradas y no tuvieron más remedio que comer un bocadillo. Era diciembre, y el tiempo no acompañaba mucho, una visita al Alcázar y una buena comida en un bar céntrico fue lo único que pudieron visitar. Aún así pudieron captar varios momentos con su cámara analógica, que inmortalizaría este viaje.

 Llegó de nuevo el verano, la primavera había sido un periodo de reflexión. Lucía necesitaba algo de espacio para ella, quería pensar si seguir con David o no. Las cosas estaban cambiando muy rápidamente y aún seguía sintiendo algo por Álvaro, esta vez en silencio. Le costaba mucho reconocer que había empezado la relación con David, para olvidarse de el, pero no era tan sencillo, ya que seguían siendo amigos, pero compartían más que una amistad. Un cariño fraternal les unía y eso no lo podía cambiar nadie.

 Tras dos meses de separación, Lucia y David reanudaron la relación, pero esta vez iba a ser muy distinto. Para empezar con buen pie, decidieron hacer un viaje a Menorca. No podían moverse mucho por allí ya que ninguno de los dos tenía carné de conducir, así que lo de alquilar un coche era misión imposible, así que las opciones eran bastante limitadas. Pasaban las horas en la piscina del hotel haciendo actividades con los animadores o se iban a la playa, buscando calitas donde el turismo no estuviera tan masificado. Una mañana, David se levantó antes que Lucia, dejándola sola en la habitación. Al despertarse se dio cuenta de la situación e intentó llamarle al móvil, pero lo tenía apagado, así que decidió esperar en la habitación, aunque se sentía un poco angustiada a la vez que notaba que su enfado iba en aumento. 

Día de verano

 

David no quería dejar pasar la ocasión. Pretendía que el viaje fuera especial, así que se informó en los hoteles cercanos de cuanto costaría pasar una noche, con desayuno incluido. Hubo que le gustó mucho y que no se salía demasiado de su presupuesto. Además pretendía adornar la habitación con flores. Pensó que sería el lugar ideal para demostrar su amor hacia ella, pero quería contar con el beneplácito de la que en un futuro podría ser su suegra.

 

 – Me gustaría preparar una sorpresa para Lucia, pero quería preguntarte antes que te parece.

 

– Dime.

 

– He estado mirando hoteles y me gustaría pasar una noche a solas con Lucia.

 

– ¿Para que te vas a gastar el dinero?

 

– Es que no tenemos intimidad, además solo sería una noche

 

– No me parece buena idea.

 

 A David, no le gustó mucho la respuesta, pero tuvo que admitirla sin más. No estaba contento y su cara reflejaba su estado de ánimo. Fernando, el tío de Lucia, intentó animarle y le dio una alternativa que parecía factible y que no podía rechazar.

 

 Todos los días visitaban playas nuevas, siempre fuera de la localidad en donde estaban alojados. La idea era muy sencilla, pero a la vez podía resultar efectiva. No asistirían a una de las jornadas playeras, para disfrutar de la casa a solas. Se quedarían con la excusa de visitar el pueblo. David recuperó la ilusión y empezó a darle vueltas a ese día tan maravilloso que les esperaba.

 

 Nadie comentó nada, David y Lucia no irían a Conil, porque se iban a quedar visitando San Lucar de Barrameda. Por la mañana, antes de que se levantara nadie, David se levantó para traer el desayuno de Lucia, un batido de helado de chocolate en vaso de plástico, con una pajita y un croissant. También hizo una parada en la farmacia, ya que quería evitar un disgusto. La despertó con un tierno beso en la mejilla y suaves caricias en la espalda.

 

 – Hoy es nuestro día, podemos hacer lo que queramos.

 

– Que bien, ¿me has traído el desayuno?

 

– Si, quiero que hoy sea un día muy especial

 

– Muchas gracias, me siento como una princesa.

 

 Insistieron unas cuantas veces e intentaron convencerles para que se fueran a la playa con ellos, pero ya tenían en mente lo que querían y ese no era su plan. Por fin la casa se quedó vacía y se quedaron en la cama un ratito más. Los besos y caricias se repartían por todo el cuerpo. David no quería dejar ni un centímetro de la suave piel de Lucia sin recorrer con sus labios. Era la situación ideal, no habían compartido otro momento igual en los meses que llevaban juntos, ya que nunca era el apropiado o no encontraban ese lugar para transformar su amor y convertirse en un solo ser durante unos instantes.

 

 Todo marchaba bien, pero David estaba demasiado nervioso, parecía que fuera su primera vez, y quizá algo de eso si había. Era su primera vez con amor y se sentía tan especial que no pudo hacer nada, nada más que lamentarlo y pedir disculpas una y otra vez a Lucia por lo que había sucedido. Lucia comprendió la situación e intentó quitar hierro al asunto. Compartieron una ducha, se vistieron y salieron a dar una vuelta y comer. Por fin comían a una hora normal y no tardaron mucho en servirle la comida que habían pedido. Hacía mucho calor, y decidieron que lo mejor sería volver a la casa para evitar las peores horas de sol. Volvieron a la cama, pero esta vez para dormir la siesta y olvidar lo que había pasado por la mañana. Cuando se despertaron, dieron un largo paseo por la playa, dialogando sobre lo que harían cuando volvieran a Madrid. David tendría que regresar unos días antes para incorporarse al trabajo y Lucia pensó en regresar con el.

 

 – Creo que es mejor que te quedes aquí los tres días que quedan. Yo voy a estar bien. En el AVE solo tardo dos horas en llegar a Madrid

 

– Pero es que me apetece irme contigo, además me hace mucha ilusión montar en el AVE.

 

– Como quieras, pero antes de nada pregúntaselo a tus padres. 

Comienzo del verano

– Ya nos hemos enterado de que tienes novio.

– Bueno, estoy empezando con un chico, llevo muy poco tiempo con el.

– Se vendrá a Cádiz ¿no?

– Pues no le he dicho nada, pero la verdad es que me gustaría.

 Tras esta conversación con su primo Alejandro, Lucia muy entusiasmada buscó en su bolso vaquero su móvil verde. Comenzó a pulsar las teclas del teléfono, estaba escribiendo a David, para comentarle la noticia. Pasaron dos minutos y sonó el teléfono.

 – David, ¿Cuándo tienes vacaciones?

– Desde el 18 de julio hasta el 31 de agosto ¿por?

– Es que estoy con mis primos en un bar, organizando el viaje a Cádiz y me han preguntado si te quieres venir

– Claro, me apetece un montón, pero no conozco a casi nadie.

– Por eso no te preocupes… yo te los presento antes de que nos vayamos. Eso si, tienes que pagar tu parte de la casa.

-Vale, no hay problema ¿Mañana nos vemos?

– Si, ya he terminado los exámenes.

– ¿Qué tal te han salido?

– Pues me he dejado alguna para septiembre, pero bueno, ya veremos

 Lucia se marchó a Valencia con un grupo de amigos. Echaba de menos a David e incluso pensaba que podía serle infiel, pero se repuso y dejó de tener esos pensamientos. No conocía a casi nadie del grupo, pero aún así se integró rápidamente. Lucia era una chica muy sociable y risueña. Una chica muy normal, quizá algo irresponsable, pero con casi veinte años no se le exigía mucho más.

 La semana pasó sin muchas novedades. Por la mañana iban a la playa, y luego a la piscina. Comían, reposaban la comida y repetían el ritual de la mañana. Un día decidieron ir caminando hasta el pueblo contiguo por la costa. Tan solo eran tres kilómetros, cerca de una hora es lo que calcularon que tardarían en llegar, pero no contaron con los accidentes geográficos que podían encontrar. Tuvieron que atravesar una especie de laguna y las chicas del grupo se habían arreglado más de la cuenta. Llegaron al pueblo, atravesaron la playa y enseguida estuvieron en el paseo marítimo. Quisieron inmortalizar el momento y posaron sentados en un banco de piedra. La foto quedaría bonita. Todos los que habían ido al viaje, descansando de la caminata, con un bonito fondo; el mar y la puesta de sol. Caminaron hasta el final del paseo, encontraron varios puestos de artesanía y Lucia decidió comprar unas figuras de arena para sus hermanas, dentro de las cuales estaba escrito sus nombres con letras de purpurina de varios colores. Uno tenía forma de pez y el otro un sol. Para ella no quiso nada, no le gustaban mucho los abalorios y la mayoría de los puestos ofrecían pulseras, anillos, colgantes…

 Empezó a anochecer, y decidieron que tenían que volver, así deshicieron sus pasos y regresaron al apartamento. Dos días más tarde, estaban haciendo las maletas para volver a Madrid. Cuando llegaron, David, Cristina y Juanjo, estaban esperando en Atocha. David y Lucia se fundieron en un abrazo y tierno beso que demostraba que estaba ansioso por verla, abrazarla, tocarla, mirarla… Tras el reencuentro fueron a casa de Lucia para que se duchara y se cambiara de ropa. Era sábado y estaban todos los amigos estaba esperando que llegara Lucia para darla la bienvenida. En Arguelles, la conocían casi todos y la saludaron efusivamente. También hubo presentaciones, nuevos amigos se habían incorporado accidentalmente al grupo.

 – Hola, soy Juan.

– Hola encantada. ¿De que os conocéis? Se volvió hacia David esperando una respuesta.

– Pues por una confusión. Sergio pensaba que  se quería liar con Elena. Íbamos a por el y casi nos pegamos. Pero estuvimos hablando y ahora somos amigos

– Vaya historia, ya me contareis más despacio.

El verano transcurrió con mucha normalidad. Antes de que quisieran darse cuenta, llegó el quince de agosto, fecha que tenían prevista para iniciar el viaje a Cádiz. El coche era pequeño y tenían que ir cinco personas, dos perros y las maletas de cada uno. Las disputas por las ventanillas era ya todo un clásico, así que lo sortearon, y aunque a David le tocó la ventanilla y Lucia tenía que hacer el viaje en el sitio de en medio, dejó que fuera ella la que disfrutara de ese privilegio.

 Hicieron varias paradas para estirar las piernas, comer algo y echar gasolina. Llegaron a media mañana, buscaron la casa y se acomodaron lo mejor posible. En realidad eran dos casas que estaban comunicadas por un patio de luces, adornado con macetas de varios tipos que contenían hermosas flores. La fachada de la casa era blanca y tan solo el azul de las ventanas aportaba algo de color al barrio. Cuando comprobaron que todo estaba bien y tras dar una vuelta por el pueblo, se cambiaron de ropa, y se fueron a la playa, para aprovechar lo que quedaba de sol. Los demás fueron llegando poco a poco y se iban instalando conforme a lo que habían quedado. David y Lucia tendrían habitación propia hasta que llegaran Roberto y Patricia, luego tendrían que dormir en un colchón en el suelo del salón de una de las casas. Las casas se dividieron por edades. Los mayores y los más pequeños se quedaron con la exterior y los jóvenes, entre los cuales estaban ellos, se quedaron en la interior. No había grandes diferencias entre las casas y lo único que querían era estar juntos y pasarlo bien. Una noche salieron en busca de una zona de marcha, pero les dijeron que tenían que irse a un pueblo vecino, y como no tenían medio de transporte, decidieron quedarse en la playa del pueblo contemplando las estrellas y escuchando como las olas rompían en la playa. Había luna llena y bajo su luz se tumbaron en la arena, que aún conservaba el calor que el sol le había traspasado durante toda la jornada. David empezó a besarla, ya no era el chico que daba aquellos besos arrebatadores, ahora desprendía más dulzura, pero también transmitían pasión y amor, ese amor incondicional que quería entregar a Lucia durante su estancia en la “tacita de plata”. No lo tenían fácil, ya que Roberto y Patricia llegaron a los dos días de estar allí y no disfrutaban de su intimidad porque su cama estaba en un punto de paso, así que optaron por frenar su pasión y dejarlo para algún otro momento, pero sin renunciar a los besos y caricias que antes de dormir compartían.