Final de verano

 

 Cuando regresaron a casa, su día especial ya había acabado, ya que la familia había vuelto. Hubo varias bromas y varios comentarios de lo que se habían perdido, pero para ellos había merecido la pena pasar a solas todo el día. Salieron todos juntos a cenar, y como siempre era muy difícil ponerse de acuerdo a la hora de elegir el lugar. Se decantaron por una marisquería, pero ni a Lucia, ni a sus hermanas les gustaba el marisco, así que optaron por el restaurante de comida rápida que había cerca. Todos criticaron la elección, pero no querían comer marisco y allí era lo único que había.

 

 Lucia habló con sus padres de la posibilidad de volver a Madrid con David. No hubo opción de réplica. Lucia no esperaba una negación tan rotunda. Prefirió no discutir y acatar la decisión de sus padres, solo eran tres días, pero tenía ganas de volver a Madrid para reencontrarse con sus amigos, especialmente con Álvaro. David era muy atento con ella y realmente estaba enamorado, pero Lucia no había conseguido sacarle de su cabeza y mucho menos de su corazón.

 

 Cuando llegó a Madrid, Lucia puso en orden todos sus apuntes de teoría sociológica clásica, una de las asignaturas que había dejado para septiembre. Demasiados autores para tan poco tiempo, así que hizo una selección y cruzó los dedos para que le saliera en el examen, lo que se había estudiado.

 

 El examen comenzó, todo parecía muy extraño, el profesor parecía despistado, era mayor, pero quizá son las más estrictos ya que se saben todos los trucos que utilizan los alumnos para copiar. Antes de repartir los exámenes, el profesor advirtió que al finalizar el examen, nadie se marchara, ya que había sido un curso muy raro y tenía que comentar ciertas cosas con los alumnos. A mitad del examen, el profesor decidió hacer un descanso e indicó que cada uno era libre de hacer lo que quisiera. Podían hacer el descanso, como el había anunciado o bien podían continuar el examen sin la supervisión de ningún profesor. A Lucia esto le pareció muy raro y optó por continuar el examen. No fue la única y todos lo que se quedaron terminando el examen sacaron apuntes para facilitar el desarrollo del examen. Lucia no llevaba muy preparado el examen, así también sacó los pocos apuntes que había podido conseguir. Se abrió la puerta del aula, y nuevamente el profesor tomó su asiento, haciendo la vista gorda de los libros que había encima de los pupitres.

 

 Lucia terminó el examen, pero no podía quedarse, porque ese día tenía que hacer la matricula para realizar el segundo curso. Así que entregó el examen y le comentó al profesor que no podía esperar a que terminaran sus compañeros. El profesor entendió la circunstancia y le explicó que como el no había dado clases, había pensado en la posibilidad de aprobar a todos, pero con la condición de que todos estuvieran de acuerdo, que si algún alumno se oponía, no habría aprobado general y cada uno tendría su nota. A pesar de haber podido copiar sin problemas, no le había salido muy bien el examen y contestó apresuradamente, casi sin pensarlo que ella estaba de acuerdo con el aprobado general. El profesor le recordó la condición y sin más comentarios Lucia se marchó de la clase.

 

 

Decisiones

 

No sabían muy bien donde ir, Lucia y Cristina estaban cansadas de sus zapatos de tacón y no querían andar mucho, así que al final optaron por coger el metro e ir a Sol para desayunar en la mítica San Ginés. Pudieron sentarse, a pesar de lo colapsado que estaba el metro. Durante el trayecto, Lucia soltó varias indirectas hacia David. La réplica no tardó en llegar.

 

No quería admitirlo, pero Lucia estaba algo molesta y a la vez celosa. David no había cumplido lo que días atrás le había prometido.

 

 – No puede ser que el otro día me digas que me vas a esperar y que quieres que estemos juntos y vas y te lías hoy con una de tu trabajo

 

– Yo soy libre, puedo hacer lo que quiera y estar con quien quiera ¿no?

 

– Si, tu mismo.

 

– Además, si cierta persona me dijera que quiere estar conmigo, lo dejo todo.

 

– ¡Que fuerte!

 

 Sabía que David tenía razón en sus argumentos, pero Lucia era demasiado orgullosa como para darle la razón tan fácilmente. No podía pedirle nada, ella le había dicho que estaba enamorada de otra persona y le había cerrado la puerta del corazón en sus narices, pero tampoco podía dejar de sentirse traicionada.

 

 Dieron por finalizada la conversación cuando llegaron a su destino, aunque no llegaron a ninguna conclusión. Anduvieron hasta la famosa San Ginés, para comprobar que no podrían tomar su desayuno, por la cantidad de gente que había. Ya era muy tarde, y estaban cansados. Lucia sabía que cuando llegara a casa iba a encontrar chocolate y porras que su padre había comprado, así que le daba un poco igual irse a casa, de hecho ella fue la que propuso que lo mejor sería que cada uno se fuera para casa.

 

 Al llegar a casa lo primero que hizo buscar en el salón las porras. Encontró los restos de lo que parecía una buena fiesta y pensó que algún día ella también disfrutaría de esas fiestas junto a su familia, pero aún no era el momento y prefería compartir esa noche con sus amigos. Abrió una caja que parecía de pizza, y allí estaba su merecida recompensa. Calentó un vaso de chocolate en el microondas e intentó meterse en la cama para descansar un rato. Durmió tres horas, se levantó y descubrió que todos estaban dormidos. Lo que había sobrado de la cena, era lo que iban a comer, y la verdad es que no le apetecía mucho, así que cogió el teléfono y mandó un mensaje a Álvaro. Estaba despierto, como ella y la invitó a su casa para ver una película. Cuando llegó, la madre de Álvaro ya había preparado la comida, para ella también. Al terminar recogieron la mesa y se fueron a su habitación, conectaron el DVD, se tumbaron en la cama y al cabo de los diez minutos ya estaban dormidos. Al final el sueño los había derrotado. Cuando se despertaron, vieron que ya había anochecido y que la película había terminado. Estaban arropados con una manta azul a cuadros, que alguien había colocado encima de ellos. No era la primera vez que compartían cama, pero esta vez era especial para Lucia.

 

 Tras despejarse un poco y acomodarse un poco el pelo y la ropa, se fueron a casa de Lucia. Sus padres no estaban preocupados porque ya estaban avisados de donde estaba. Había llegado toda la familia para comer y pasar la tarde, y como no, una echar una partidita de Parchís, todo un clásico para cualquier celebración que se precie.

 

 Terminaron las navidades, y todo volvió a la normalidad. Lucía retomó sus clases y continuaba quedando con David por las tardes, a pesar de la discusión mantenida en nochevieja. Alguna tarde, se apuntaba Álvaro, con la excusa de comprar algún CD o dar una vuelta por el centro.

 

 – Álvaro, tu que intenciones tienes con Lucia.

 

– Por mi parte tienes el terreno libre, yo ya se lo he dicho a ella. Ojala pudiera sentir lo que ella siente por mi, pero es imposible. Yo la quiero mucho, pero es como si fuera mi hermana y no puedo verla de otra manera.

 

– Ella está muy enamorada de ti.

 

– Ya lo sé, pero yo no puedo sentir nada por ella.

 

 Tras esta conversación, David recuperó la confianza e hizo todo lo posible por conquistarla, aunque tuviera que esforzarse aún más, pero sabía que si lo conseguía la recompensa iba a ser mayor.

 

 Pasó el invierno y comenzaron las vacaciones de Semana Santa, ya era marzo y las duras y frías noches de invierno habían acabado. David había tirado la toalla, viendo que con Lucia las cosas no progresaban, se habían quedado en la estación de amigos y parecía que el destino era lo que quería para ellos. David empezó a salir con Virginia, parecía que iban en serio, todos los amigos ya la conocían y parecía que caía bien. Era la antitesis de Lucia; morena, con media melena, bajita y de constitución fuerte. Lucia también la conocía de verla un par de veces por Arguelles y no podía entender como David la había cambiado por ella, pero era su decisión y tenía que respetarla. Nuevamente, se sintió celosa, pero comprendió que David tenía que hacer su vida y esta vez no le reprochó nada, más bien al contrario.

 

 – Me alegro, de verdad.

 

– Gracias, aunque prefería estar contigo. Ella ya sabe que eres tú la que ocupas mi corazón y que si algún día cambias de opinión, lo nuestro se acaba.

 

– ¿Y ella lo ha aceptado si más?

 

– Si, debe de estar muy segura de que no cambiarás de opinión

 

 Esas palabras, hicieron que Lucia reflexionara. Las cosas habían cambiado sutilmente y ella empezó a mirar a David con otros ojos. Esta vez era diferente, era como si le hubiera perdido para siempre, y no podía soportar esa idea.