Conclusiones de Navidad

Ya han terminado las Navidades, y este año puedo decir: ¡POR FIN!

No es que me haya convertido en un señor Scrooge, no necesito que un fantasma venga a revivirme el espíritu de las navidades pasadas, ni a evocar ese sentimiento que tenía hace unos años por las navidades porque aún sigue vivo en mi. Hasta el final he intentado sacarle el lado positivo a estas navidades tan raras que he vivido este año.

A pesar de ello, y a unos pocos días de que finalizaran estas fechas tan odiadas por algunos, decidí salir a buscar un árbol de navidad para decorarlo. Debo admitir que fue una tarea más complicada de lo que imaginaba. No perdí la ilusión y haciendo caso a mi pareja, seguí creyendo en la magia de la navidad y apareció ante mis ojos. Y no solo el arbolillo, también todos sus complementos: bolitas, espumillón y hasta nieve.

No tardé mucho en montarlo, y el resultado fue mejor de lo esperado. SS.MM. Los Reyes Magos encontrarían un rinconcito especial para dejar los regalos. Al despertarme corrí hacía el árbol y busqué mi nombre en cada uno de los paquetes que habían dejado para mis familiares y detrás del árbol encontré una estrella que ponía mi nombre y que tenía un mensaje para mi. Fue el mejor regalo que podía imaginar: La ilusión por la navidades futuras. Serán muy distintas hasta las ahora vividas, pero dejaran paso a todo lo nuevo, bonito y mágico que me quieran regalar las navidades próximas

Mi árbol, mi estrella

Si pasa o no

Algo pasará, de eso no cabe duda
Y se sentó a mirar la cara de la luna.
Pisa fuerte y se va haciendo un hueco
No sé definirlo, ni si llega a tiempo.
Solo sé que no se toca y que yo no lo busqué.

Yo no sé qué va a pasar entre nosotros,
Si daremos vuelo libre hasta que de tan alto,
se nos pierda de vista.
Pierdo el pulso y ya no soy más que una parte
Que resiste aunque tarde porque sé,
que si pasa o no, nada, nada, nada cambiará.

Se paró a pensar, cuidado una sonrisa
Ya no hay marcha atrás, aunque tampoco prisa.
Hay quien es capaz, no lo llames magia
Yo no sé qué es, yo no lo busqué.

Yo no sé qué va a pasar entre nosotros,
Si daremos vuelo libre hasta que de tan alto,
se nos pierda de vista.
Pierdo el pulso y ya no soy más que una parte
Que resiste aunque tarde porque sé,
que si pasa o no, y aunque pase o no uh…

Yo no sé qué va a pasar entre nosotros,
Si daremos vuelo libre hasta que de tan alto,
se nos pierda de vista.
Pierdo el pulso y ya no soy más que una parte
Que resiste aunque tarde porque sé,
que si pasa o no, que aunque pase o no,
nada, nada, nada cambiará…